Mié. Nov 13th, 2019

El problema en Chile: Nadie sabe cómo apagar el fuego

3 min read
el problema en chile y su estallido

El problema en Chile estalló el 18 de octubre, una fecha que, definitivamente, quedará marcada para el país. La situación comenzó con el alza del precio del metro, siendo sucedida con diversas marchas estudiantiles. Sin embargo, la situación desembocó en situaciones violentas y, además, trajo a colación un sinfín de problemas debido a la desigualdad social. He aquí donde comenzó el fuego del país Sudamericano.

El problema en Chile y sus inevitables consecuencias

Por supuesto que, pese a que la situación comenzó con el tema del alza de precios del principal transporte de Chile, esta desembocó en otra completamente diferente. Después de que, de 135 estaciones, 118 resultaran gravemente dañadas por la situación violenta de las protestas, el precio volvió a descender. No obstante, esto no pareció aminorar el problema en Chile, ni el reciente fuego que comenzó a expandirse por todo el país.

Lo cierto es que, tras una cantidad increíble de conflictos, en donde destacan los constantes saqueos a supermercados e incendios a comercios, además de 20 muertes y más de 500 civiles heridos, la situación empeoró. Las denuncias a violaciones por parte de la Fuerza de Seguridad chilena y otros problemas de la misma índole, hicieron que todo el país se envolviera en una circunstancia realmente tensa.

las consecuencias de los problemas

Ni los miembros de la oposición, ni el propio Gobierno ha podido dar una respuesta concreta a la profunda insatisfacción que azota al pueblo chileno. Es por ello que las constantes movilizaciones, así como las acciones por parte de la población no dan tregua.

¿Cuál es realmente el problema en Chile?

Lo que pocos saben es que, lo que comenzó el 18 de octubre es un conflicto realmente complejo y difícil de entender por entes externos. La población exige servicios públicos al alcance de todos, especialmente porque desde hace mucho tiempo en Chile solo existe el sector privado, dominando por sobre otros. Esto, a su vez, exige que las personas deban, literalmente, trabajar para poder vivir.

Es evidente que no existe un equilibrio político en la situación, aunque muchos han estado consternados debido a que Chile es uno de los países con mayor estabilidad económica en la actualidad. No obstante, esto no lo deja absuelto de problemas y, lejos de sentirse conformes, las personas que hoy en día encabezan las protestas se sienten profundamente en desacuerdo.

la situación se agrava

Lo cierto es que los ciudadanos se sienten al margen del desarrollo del país desde hace tres décadas, un detalle que ha desencadenado el profundo enojo que se manifiesta actualmente en las calles y el problema en Chile.

La poca comprensión por parte del Gobierno

Por otro lado, resulta evidente que, al dirigente político del país, Sebastián Piñera, le fue bastante difícil conocer el trasfondo del enojo de la población. Es por ello que al principio tomó decisiones que le trajeron graves competencias, centrándose únicamente en el orden social y observando solo las manifestaciones violentas del descontento. Sin embargo, tarde descubrió que la situación es mucho más profunda y complicada.

Uno de sus principales errores fue sacar a los militares a las calles, quiénes lidiaron de forma violenta con la situación. Cabe destacar que esto no se veía desde la dictadura de Pinochet y, de hecho, esto solo incrementó el descontento. Precisamente por esta razón Piñera pidió perdón por lo que había ocurrido y su falta de visión hacia los problemas de su gente. Lamentablemente, el daño ya estaba hecho.

errores de piñera

Entonces, el problema en Chile parece no menguar. Es importante mencionar que la salida a este inconveniente no es tan fácil como se cree, pues es un descontento que tiene mucho tiempo almacenado. No se sabe qué es lo que depara para el futuro.

1 thought on “El problema en Chile: Nadie sabe cómo apagar el fuego

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *